miércoles, 31 de julio de 2013

De trenes, lo publiqué en un foro el día 21 de Enero de 2013

Alejandro Goicoechea, insigne ingeniero y militar español, a quien debemos Talgo y concepto, en cuanto revoluciona por completo , en su día, la misma idea de ferrocarril que desde Stephenson venía siguiendo unos cánones de concepción y diseño!!. Ya advirtió, en su día y tengo el documento, del disparate que supondría una obra ferroviaria que prescindiera del trazado convencional, mejorable, pero necesario. Predijo que sería inviable, por impagable e inservible por inviable. A mi juicio, que es opinión, y nada más, habiendo leído algún que otro libro de Goicoechea, y teniendo la historia reciente de la llamada "Alta Velocidad Española", en mente, pienso que es el escándalo más notorio y espantoso de la historia de la ingeniería civil contemporánea en España. Algún día se sabrá la verdad.


Sobre ancho de vía patrio, y sobre trazados convencionales, Goicoechea, en la década de los 40 obtuvo velocidades puntuales altísimas, y de operatividad muy superiores a los standarts del resto del orbe. Fueron decisiones políticas las que compraron tecnología gala, innecesaria a todas luces, para meter a España en un macroproyecto insostenible que acabará en ruína. Conozco el tema por varios ingenieros de caminos amigos, y por la voz de Goicoechea. Pero no deja de ser una opinión afirmar que con los Talgo propuestos por la empresa homónima en la década de los 90, con inversiones mucho más pequeñas se hubiere podido dotar a la Nación de un sistema ferroviario sostenible, y rentable, quizá con eso y políticos honrados, hoy sobraría cobre y la misería sería puntual, como puntuales eran las cargas en los vagones del Talgo, el tren más hermoso del mundo, cuyas unidades lucían como patenas, articuladas, soldadas, ligeras, cómodas, silenciosas , Españolas y bonitas.

miércoles, 24 de julio de 2013

El Señor De La Salle, entre carisma y Nobleza.

Me impresionó profundamente la vida de este hombre, que es Santo.
Carisma de altísimo nivel humano, persona de enorme valía y magna y magnánima obra.
Destaca su concepción acertadísima de la educación profesional, y académica, siempre al auxilio de los más necesitados. Era rico, lo dió todo, para testificar una obra de calidez y de Esperanza. Es una verdadera lástima que nuestros jóvenes no sean educados con vidas ejemplares y Hagiografía. Una de las características más frecuentes en los jóvenes de hoy es la falta de fijeza, y la falta de intereses concretos, -consecuencia y causa a un tiempo-, y la falta de referentes ético-morales concretos , no abstractos, entre otros muchos males.
Juan Bosco, el mismo De La Salle, Marcelino Champagnat,o San Ignacio de Loyola, por citar algunos de los más conocidos por mí, son ejemplos que sirven de garantes para mostrar lo que propongo.
Se confunde, lamentablemente, quien cree que los Santos o los místicos, solamente se preocupaban de Dios. De La Salle, testificó una vida para ser contada, recordada,agradecida y emulada. Y esto haría un gran bien.
Es tan fácil y tan cómodo navegar con el viento a favor! Me refiero al anticlericalismo fácil, me refiero a la negación de todo lo bueno y hermoso que se acompaña de la idea o del sabor a Dios. Yo , insisto soy un hombre sin Fe, pero esto no quita, al contarrio, me obliga, a reconocer lo magnificente de las obras de hombres que lo han dado todo por y para los demás,en su nombre, y algunos -como es el caso- a través de la docencia de las Ciencias y la técnica como estandarte de su causa.
Me sorprende que se sepa tan poco de Santos y tanto de drogas, de porquerías, y de falsas libertades que encadenan al hombre más allá de la eternidad.

Juventud sobria y limpia es lo que necesitamos,y para ello son de menester ejemplos claros de moral -no retórica sino práctica-, y acciones contundentes encaminadas hacia el Saber, el ejemplo y el ejercicio del Bien -que no es relativo- y el advenimiento de la Esperanza. De La Salle lo es.

Los defectos individuales, de los que yo tengo legión, no debieran disipar nuestro ánimo de facilitar a los demás, a partir de nuestra sabida limitación, la superación de un error o de un fracaso. Ser imperfecto no nos legitima para expandir nuestra limitación, para hacerla menos severa a la luz de la Justicia o, al menos de la Verdad.

Hace unos días un interlocutor aseveraba la inutilidad completa de la Filosofia para abordar los problemas actuales. Pensaba, que la Ciencia, que él entiende que es lo que ya sabemos que es, pero de la que él ignora toda la parte que no le conviene, daría respuestas completas, y que la Filosofía no ofrecía vía alguna de validez que no participara del método científico. Obviamente, desde este punto de vista De La Salle es o un loco o un prosélito , o ambas cosas, y naturalmente esta tesis es la más extendida entre mucha gente hoy.
Cuando veo a multitudes gritando a la nada y desde la nada, o muchachos de corta edad sumidos en el nihilismo de las adicciones, perniciosas todas y siempre, para el ánimo y la vida , me acoloro y me gustaría haber nacido en un tiempo que no me obligase a redefinir cada palabra tres veces, antes de ser usada.

Nada parece que sirva, nada parece que baste, todo de todo para un nada de nada, adormecidos entre sueños de falsos placeres sin estrellas ni luz. Preferiría , dado el caso, una historia natural que me contase mentiras grandes como puños, y me dijera , contundente, que detrás de cada punto del Cielo está esperando un ángel.

sábado, 20 de julio de 2013

A un ingeniero emigrante, de una España que no es.



Suerte soldado, suerte en Suiza. En España te esperamos, quizá algún día podamos ofrecerte, a tí y a los tuyos, entendiendo por tales: los preparados, los voluntariosos, los Españoles de Bien, en suma,  un futuro y una garantía, hasta entonces, lícita es la muda. No te olvidamos.

Nuestra Patria, forjada de historia y de Belleza, de Valor y de Honor, permanece.
La contingencia de hoy, basada en lo bajo, en la burla, en el escarnio y en el latrocinio, fundamentada en el abuso de la estadística, tachonada de melodías discordantes  carentes de armonía  y ebria de venenos, es un cuerpo enfermo.

Volveremos.



jueves, 18 de julio de 2013

Bachilleratos (por poner un nombre)

(se ruega leer escuchando la música que aporto al pie, es muy importante, gracias.)

Me decía ayer un joven, al que ya traté de niño, con solvencia intelectual, al que me une una fuerte amistad,- con los condicionantes que implica sacarle yo treinta años por encima-, que un profesor de Filosofía afirmó en clase que los átomos habían sido vistos y fotografiados y los ácaros no.
Lo aseveró con naturalidad, citando de frente, a lo torero. Reprimió las quejas del discente, claro, pues la ignorancia que antaño fue atrevida, hoy ostenta cátedra.
No es chanza, es brete, pues de tales guisos salen estas burlas. No es caso aislado, es ejemplo de la sapiencia media del docente medio en enseñanzas medias. Un chasco. Esto ya lo sabía yo cuando me retiré de la docencia.

También padecí análogas cosas en análogos tiempos, me refiero a los tiempos propios, que no a los del devenir de los años, que ahí ya indiqué la diferencia.
La tontería viene de lejos. Este chico, hoy ya hombre, ya se quejaba en los momentos finales de su educación primaria, a la que  sigo llamando básica, por ser optimista,  pues atendiendo a la realidad debiera llamarle -no sin cierta pena-, pre-agónica, las barbaridades (y delitos) de consentimiento y afirmación de algunos de sus docentes respecto al consumo de drogas en sus espacios de autoridad  retribuida, bajo la coacción de "pequeños" pincha-ruedas y toca pamplinas, por poner sustantivo correcto,-académico vamos-,  y no el que pudiera resultar de expresión soez.

Pertenece el muchacho a un entorno desarrollado, semi-rural, en las cercanías de Barcelona, nadie piense ni en suburbios ni en otras lindes. Un escándalo. (Si no tomé medidas directas antaño, a parte de poner sobre aviso a sus padres fue por no tener potestad alguna, de haberla ostentado, hubiere procedido conforme a la Ley en primera instancia, y de no haber obtenido resultado, a  la Justicia, sin toga, en segundo intento. Yo no juego a los dados.)

Ahora este chico, mozo por edades, pero no tanto por experiencias, se interroga por el rumbo a seguir en sus próximas decisiones académicas y profesionales. Yo soy pedagogo, soy su amigo, y además siento por él una profunda filiación, debiera poder aconsejarle, pero no sé qué decirle.
No puedo más que ruborizarme.
A pesar del sistema educativo que ha padecido, y padecerá, es un ejemplo de que la inteligencia puede sobrevivir. Está en  las utopías, no seré yo quien le reprenda. Le matizo que yo prefiero la Esperanza a la utopía y la tradición a la revolución, -a la que me opongo por principios-, pero entiendo que no me entienda, o mejor, que  no me comprenda aunque entienda mis explicaciones,  pues bajo sus premisas y sus experiencias, la  tradición es sinónimo de continuismo doliente, y solo la utopía puede acercarle a las estrellas, metáfora de su Esperanza. Sin revolución, permanecer es morir, o si se quiere, sucumbir.
Yo le entiendo, y  le comprendo. Además está enamorado y escribe poesía. Demuestra que el chaval no es común, pues la lírica no suele acompañar las épicas de nuestros jóvenes, más dados a otras  lindes que a composiciones literarias. Añado que no es cursi, es novel, pero no cursi, cosa que sí son muchos bardos cargados de años y premios.
Yo ya sabía que no era común, con doce años se interesaba por la Edad Media, sus poemas y sus batallas, y por Tolkien.

Sea lo que sea lo que decida hacer o estudiar, le espera un arduo camino, pues en España hay llamaradas permanentes de ignominia y  se camina, por lo común, entre barros, en vez de quemar la idiotez y despejar las sendas.

Quizá algún día él o sus sueños puedan arreglarlo. Yo intentaré ayudarle.


martes, 16 de julio de 2013

"Homo omnium rerum mensura est"


Viene al caso la sentencia de Protágoras, que traigo junto al excelente comentario de la Wiquipedia,

http://es.wikipedia.org/wiki/Protágoras#El_hombre_como_medida_de_todas_las_cosas

Interpretaciones:

La sentencia acusa diversas interpretaciones, como resultado de la dificultad que implica determinar el sentido y alcance de sus tres expresiones fundamentales, a saber: a) El hombre (νθρωπος); b) La medida (μέτρον); c) Las cosas (χρηματ).
a) Se discute si la expresión "el hombre" (νθρωπος) se refiere al hombre en sentido individual o en sentido colectivo. A saber:
1) La interpretación en sentido individual señala que el hombre al que hace mención la frase de Protágoras es cada hombre concreto, cada individuo, de tal forma que habría tantas medidas distintas para las cosas como hombres individuales hay. A tal lectura adhiere Platón, quien, por medio de Sócrates, señala en el Teeteto:

«¿No es verdad que (Protágoras) dice algo así: Tal como me parecen las cosas, tales son para mí, tal como te parecen, tales son para ti. Pues tú eres hombre y yo también.»

2) La interpretación en sentido colectivo, a su vez, tiene dos enfoques distintos: uno que entiende que la expresión alude a cada grupo social humano; otro, que la considera en sentido genérico, es decir, referida al género humano:
a) El primer enfoque, que podemos denominar sociológico, ha sido defendido por Eugène Dupréel, e implica plantear que la frase de Protágoras alude a cierta forma de relativismo cultural, donde cada sociedad, cada polis, actuaría como medida de las cosas.
Hay autores (como Untersteiner y Schiappa) que, adhiriendo a la tesis sociológica, consideran que ella no es incompatible con el sentido individual del término, ya que Protágoras habría contemplado ambas visiones al formular su sentencia.
b) El segundo enfoque, que podemos denominar genérico, fue formulado por Goethe y defendido especialmente por Theodor Gomperz, e implica entender la existencia de una única medida común para todos los hombres individuales; una misma forma, compartida por el género humano, para tasar la totalidad de las cosas.


Nótese que toda forma de conocimiento científico, presupone la existencia de realidades naturales que quedan al margen de la opinión, y que son, en cuanto a certezas, las que describe y anota (o lo pretende como razón de ser) el corpus genérico de la Ciencia. Por tanto una interpretación de Protágoras en un sentido radical de negar "la cosa en si" sería un absurdo para el propio planteamiento científico, que necesita de la certeza. La incertidumbre, y su paradigma, es un abuso de la estadística. Que funcione, o no funcione un determinado modelo explicativo, no quiere decir que sea cierto ni las matemáticas tienen nada que ver con la realidad. De igual modo conviene apreciar que un radicalismo artificioso del concepto de relatividad, confunde más que ilumina. Un simple ejercicio de Reductio ad absurdum, demuestra lo que digo, y además, Einstein observaba la Fe Judía y la ley Mosaica. Por tanto, el Derecho natural (y sus leyes), como las leyes naturales, en la Física , para él no eran relativas, aunque el espacio y el tiempo, no tuviesen valores absolutos, que es lo que dice, no más.

_________________

El Magnetismo y su influencia en la vida. (Transcripciones de un foro)

El caso de la influencia de los campos magnéticos en la vida, entiéndase en la humana, o en el resto, con mayor o menor fortuna, y paralelo a su alter ego, la electricidad, viene trayendo cola desde la antigüedad:
-Mesmer, las ideas de los fluidos magnéticos, las curaciones por imanes, las electroterapias (no las que ya sabemos, que son de concepto distinto y no concurrentes al particular), las magnetizaciones de alimentos o bebidas, por citar ejemplos.

Estoy casi por decir,- y es puramente una conjetura-, que es más que probable que estas influencias existan, (descartando lo absurdo lo quimérico y lo grotesco, es evidente), sean operativas y puedan cuantificarse. Paralelamente, me interrogo, una vez más, sobre qué quedará del "corpus de certezas", producto de la ciencia mal entendida, que repite el defecto que pretende combatir, dentro de unos tiempos, algo largos, claro.

Para mí que grandes defensores de la ortodoxia a ciegas, hace un siglo, bueno dos, hubiesen sido grandes inquisidores, no yerro aseverando el par, pues en España al menos, se empleó de ese tipo de rectores hasta hace bien poco, y para mí que se han ido substituyendo en forma, que no en fondo, por el cientifismo. La escolástica más feroz, hablando de fenómenos físicos, -que en lo otro no me meto,- no lo fue más que algunos conocidos, ordenador en mano, hablando de efectos, y pretendiendo causas.
Si antaño fue la Iglesia, el indiscutible garante, y sus metáforas se elevaron a hecho, hoy lo son algunas cátedras, las matemáticas y sus cuantos* (sic).
Personalmente me molestan los acrónimos- tan modernos y baratos en ciencia-, o mejor, preciso, su abuso-, crean una lengua cerril, obtusa, como lo llegó a ser el diáfano Latín abusado por obscuros.
No cambiamos, permanecemos, o si se quiere, mudamos, pero seguimos.

Las matemáticas no tienen nada que ver con la realidad, aunque a veces, coincidan.

* Obsérvese, el juego de letras, entre cuentos, y cuantos, por quantos.